Get Adobe Flash player
Home ACTUALIDAD Artículos CARLOS DAVILA: EL ESTRÉS LABORAL COMO NOS AFECTA A NOSOTROS Y A LA FAMILIA

CARLOS DAVILA: EL ESTRÉS LABORAL COMO NOS AFECTA A NOSOTROS Y A LA FAMILIA

 

La mayor parte del tiempo el estrés está presente en nuestras vidas, lo llevamos del trabajo a la casa y viceversa, nuestros hijos lo sufren y nuestra pareja termina contaminándose, al grado de poner en riesgo la relación y la salud emocional de la familia. Para hablar de estrés no es necesario contextualizar una situación determinada, basta con referirnos a la cotidianidad y la extensa lista de problemas a la que nos enfrentamos: conflictos con la pareja, dificultades económicas, problemas con los hijos, enfermedades, etc. Para entender mejor se pude decir que el estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Fisiológica o biológica es la respuesta de un organismo a un factor de estrés tales como una condición ambiental o un estímulo. El estrés es el modo de un cuerpo de reaccionar ante un desafío. De acuerdo con el evento estresante, la manera del cuerpo a responder al estrés es mediante el sistema nervioso simpático de activación que da lugar a la respuesta de lucha o huida. Debido a que el cuerpo no puede mantener este estado durante largos períodos de tiempo, el sistema parasimpático tiene tendencia a hacer regresar al cuerpo a condiciones fisiológicas más normales (homeostasis). El estrés normalmente describe una condición negativa (distrés) o por el contrario una condición positiva (eustrés), que puede tener un efecto mental, físico e incluso de bienestar o malestar en la persona. En la agitada sociedad en la que vivimos, el estrés es algo común. Las exigencias en nuestra vida aumentan y las expectativas de éxito, felicidad y bienestar se vuelven, con el paso del tiempo, difíciles de alcanzar. La competitividad laboral, las presiones sociales y la lucha inalcanzable por mejorar la situación económica en la que se vive se ha vuelto primordial, inclusive aún más importante que el propio bienestar emocional. Cuando nos referimos a estrés hablamos de una reacción fisiológica del organismo en donde se activa todo un mecanismo de defensa con el fin de enfrentar alguna situación que se percibe como amenazante. Este estado afecta a todos sin importar  la condición socioeconómica, edad, sexo o situación laboral. Todo en exceso es malo, y por consiguiente  los grados moderados de estrés son necesarios y nos motivan para avanzar por la vida y responder a las demandas diarias. Sin embargo, es imposible vivir en un estado permanente de estrés.

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, que se vuelve un problema cuando, bajo determinadas circunstancias frecuentes en ciertos modos de vida, (se vuelve parte de la rutina diaria de una persona) y desencadena problemas graves de salud, produciendo una sobrecarga de tensión que repercute en el organismo humano y provoca la aparición de enfermedades (gastritis, colitis, cefaleas, etc.), cambios constantes de humor, nerviosismo, falta de concentración, vulnerabilidad, irritabilidad, entre otros, lo que puede generar problemas importantes en las relaciones laborales, de pareja y sobretodo a nivel familiar, siendo los hijos, la mayoría de las veces, los más afectados. Dentro de las afecciones psicológicas cognitivas que el estrés puede causar esta la falta de concentración, hay un fuerte desequilibrio emocional que provoca enojo, bloquea las ideas y la productividad, produce miedo y se puede manifestar hasta en conductas violentas, en muchas ocasiones lo que afecta el entorno familiar y genera más estrés. Así pues, el estrés afecta la salud y el bienestar de la familia ya que este se contagia y quien lo manifiesta lo transmite por todo el sistema familiar; es muy difícil padecer de estrés sin que otros lo padezcan. Por eso es muy importante que todos los individuos que conforman el entorno familiar de una persona que está pasando por alguna situación de estrés, aprendan a manejar la serie de sintomatologías, signos y trastornos emocionales que conlleva esta condición. Si la persona o personas encargadas en generar ingresos en el hogar está pasando por situaciones estresantes en su lugar de trabajo, cualquiera sea su origen, su entorno inmediato podría comenzar a verse afectado, resquebrajándose la relación de pareja, lastimándose la relación padre – hijos, alterándose la visión que la persona tiene de sí mismo, ósea su autoestima podría estar por los suelos, complicando aún más la pronta superación de su Estrés Laboral, volviéndose un ciclo de nunca acabar. Por eso es muy importante que todos los individuos que conforman el entorno de una persona que está pasando por el Estrés Laboral, aprendan a cómo manejar la serie de sintomatologías, signos y trastornos emocionales que el individuo que está afectado comenzara a presentar y así poder ayudarlo a superar mejor su Estrés Laboral.

La palabra estrés suele poseer una connotación negativa, la ciencia distingue dos tipos de estrés:

El eustrés o estrés positivo: es un proceso natural y habitual de adaptación, que consiste en una activación durante un período corto de tiempo con el objetivo de resolver una situación concreta que requiere más esfuerzo y  el Distrés o estrés negativo: es aquel que supera el potencial de homeostasis o equilibrio del organismo causándole fatiga, mayores niveles de ansiedad, de irritabilidad y de ira. El estrés mantenido puede provocar la aparición de consecuencias físicas, debidas al aumento del gasto de energía, una mayor rapidez de actuación, menor descanso del necesario y el consiguiente agotamiento de las fuerzas.

Dentro de las afecciones psicológicas cognitivas que el Estrés Laboral puede causar esta la falta de concentración, hay un fuerte desequilibrio emocional que provoca enojo, bloquea las ideas y la productividad, produce miedo y se puede manifestar hasta en conductas violentas, en muchas ocasiones lo que afecta el entorno familiar y genera más Estrés. También el Estrés Laboral o no, de manera indirecta, va a estimular comportamientos poco saludables como el fumar o aumentar más el consumo de cigarrillos, el abuso de sustancias como el alcohol o drogas, la bulimia aumentando aún más los procesos oxidativos en la persona y disminuyéndole aún más las defensas lo que lo expone aún más a padecer enfermedades  e infecciones oportunistas. El efecto que tiene la respuesta estrés en el organismo es profundo: Predominio del sistema nervioso simpático (vasoconstricción periférica, midriasis, taquicardia, taquipnea, ralentización de la motilidad intestinal, etc.). Liberación masiva en el torrente sanguíneo de glucocorticoides: catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), de cortisol y encefalina. Aumento en sangre de la cantidad circulante de glucosa, factores de coagulación, aminoácidos libres y factores inmunitarios. El cuerpo desarrolla estos mecanismos para aumentar las probabilidades de supervivencia frente a una amenaza a corto plazo, pero no para ser mantenidos indefinidamente. A medio y largo plazo, este estado de alerta sostenido desgasta las reservas del organismo. El estrés (especialmente el distrés) provoca inmunodepresión. La liberación de hormonas de estrés inhibe la maduración de los linfocitos, encargados de la inmunidad específica.​ Las reacciones psicológicas que causa el estrés tiene tres componentes: el emocional, el cognitivo y el de comportamiento. El estrés y las emociones tienen muchísima relación que hasta la definición son similares. Las emociones se pueden definir como un estado de ánimo que aparece como reacción a un estímulo. Lo que hace pensar que el estrés es una emoción ya que tiene las características de una emoción. Algunas respuestas de tipo emocional que se presentan en personas afectadas por el estrés son las siguientes: abatimiento, tristeza, irritabilidad, apatía, indiferencia, inestabilidad emocional, etc. Se dice que los agentes estresores llegan por medio de los órganos de los sentidos (vista, oído, tacto, gusto, olfato), que después llegan las emociones. Entonces después del estrés vienen las emociones y viceversa. Los factores desencadenantes, Los llamados estresores o factores estresantes son las situaciones desencadenantes del estrés y pueden ser cualquier estímulo, externo o interno (tanto físico, químico, acústico o somático como sociocultural) que, de manera directa o indirecta, propicie la desestabilización en el equilibrio dinámico del organismo. Entre las Situaciones que fuerzan a procesar el cerebro están: los estímulos ambientales, las Percepciones de amenaza, Alteración de las funciones fisiológicas (enfermedades, adicciones, etc.), Aislamiento y confinamiento, Bloqueos en nuestros intereses, Presión grupal, Frustración, No conseguir objetivos planeados, Relaciones sociales complicadas o fallidas.

COMO AYUDAR A NUESTROS SER QUERIDOS A SUPERAR EL ESTRÉS LABORAL

Primero que todo debemos recordar que el Estrés Laboral se genera en el ámbito laboral, el cual no podemos como familiares o amigos, controlar, pero podemos generar un entorno más saludable y agradable en el hogar, donde el individuo afectado, pueda sentirse más relajado, más seguro, más amado y más comprendido. Hay un aspecto muy importarte que es necesario mencionar y es la necesidad de cambiar los estilos de vida rutinarios y la de incorporar nuevos hábitos, que muchas veces son muy sencillos pero pueden dar solución a importantes problemas de salud física y mental originados por el estrés laboral, sin embargo estos hábitos deben realizarse de manera recurrente para obtener buenos resultados. Dentro de lo que podemos hacer, ya sea en nosotros mismos o el individuo afectado esta:

Respiración profunda: Trata de poner fin a estos sentimientos con música es una buena manera de comenzar por que relajan tus músculos y tomando 3 respiraciones profundas y pausadas por 3 segundos, es preferible que esto lo realices antes de salir y regresar a tu hogar, en el auto, o inmediatamente llegues a tu casa, es más, realizarlo  antes de que pongas el primer pie dentro de tu hogar, tratando así de dejar las tensiones fuera.

La alimentación saludable ya que importante realizar cambios de hábitos, ingerir una dieta sana y equilibrada, eliminando o alejando el consumo de comidas ricas en grasas y que tienen demasiados químicos y sustancias que pueden ser nocivas para nuestro organismo, además se sabe que estos alimentos pueden inducir en la forma en que te sientes y actúas. Se sabe que cuando pasamos por periodos de Estrés prolongados, el organismo comienza a generar procesos oxidativos, que agreden constantemente tu organismo, y te exponen a las enfermedades oportunistas, por lo que comenzar a realizar leves cambios, en la alimentación que no causen mayor estrés, ósea cambios paulatinos, como aumentar la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes como son las frutas, verduras y hortalizas, además de comenzar a ingerir suplementos alimenticios ricos en vitaminas y minerales antioxidantes, esto te permitirá  comenzar a tener un efecto positivo en tu salud. Comenzar a disminuir la ingesta de alimentos ricos en azúcares refinados, poco saludables, tales como patatas fritas y galletas, o cualquier alimento rico en harinas, va disminuir las agresiones externas, ya que este tipo de alimentos causa en el cuerpo una gran elevación de los niveles insulínicos lo que tiende a bajar bruscamente el azúcar ingerida y por ende una caída en los niveles de energía. Por lo que puede hacer que te sientas cansado o irritable, así como haciendo más difícil para ti concentrarte. Por otro lado no se recomienda una supresión brusca de este tipo de alimentos ya que generalmente las personas con ansiedad producto del Estrés Laboral tienden a consumirlas en mayor cantidad para tratar de calmar su estado ansioso ya que actúan sobre el centro del placer que está en el cerebro y los relajan, pero por corto tiempo, por lo que suprimirlos bruscamente generará más ansiedad por ende más Estrés, por lo que comenzar con leves cambios como eliminar el azúcar, eliminar las bebidas y comenzar a ingerir productos integrales sería un buen comienzo. También se debe tratar de reducir la cantidad de cafeína y alcohol que bebes, porque puedes tener efectos similares sobre tu cuerpo como la ansiedad. Tomar demasiada cafeína – se encuentran en el té, el café y las bebidas cola y las bebidas energizantes puede provocar que te sientas ansioso, inquieto e irritable. Tratar de beber aguas de yerbas saludables sin cafeína y optar por el jugo natural sin azúcar y principalmente el agua. Recomendable tomar entre 8 vasos de agua al día y así eliminar las toxinas.

Ejercicio, Los beneficios del ejercicio son numerosos. No sólo la liberación de un producto hormonas benéficas para el estado de ánimo, que te hacen sentir más feliz y menos estresado, sino que también mejora la circulación y previene condiciones tales como accidente cerebro vascular y ataque al corazón. El ejercicio también te permite sacar tu frustración y la ira de manera constructiva.

Dormir, Es común que el patrón del sueño cuando se vea alterado cuando te sientes estresado. Si te preocupa algo que a menudo pueden estar en tu mente incluso cuando intentas olvidarte de ella. Esto puede provocar noches de insomnio o pesadillas. Si tienes dificultad para dormir, debes comenzar por realizar una “limpieza del sueño” donde evites todo lo que te pueda mantener despierto (ejm la televisión, escuchar música a todo volumen, ponerte a realizar alguna actividad que requiera tu atención, ingerir bebidas ricas en cafeína, etc.). Es recomendable un baño de tina donde pongas sales y te relajes antes de irte a dormir, a veces un vaso de leche tibia, o una taza de té de yerbas naturales ejm de tilo, de manzanilla, melisa, etc., o poner música suave, y desconectar los pensamientos de las actividades del día.

El  fumar, Contrariamente a la creencia popular, el hábito de fumar no ayuda a combatir el Estrés Laboral. De hecho, se puede hacer peor y el Estrés causa daños a tu cuerpo.

La Relajación, Cuando estás estresado, tus músculos a menudo se tensan, lo que puede causar dolores musculares que se intensificaran en el tiempo. Cuando te sientas tenso, sacude los brazos y las piernas. Esto ayudará a aflojar los músculos.  Y un buen masaje y baño al llegar a casa te ayudara aún más. También puedes ayudar a aliviar la tensión dedicando algún tiempo haciendo lo que disfrutas.

Ps. Carlos F. Dávila M.

Cel:   914192969

Mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla 2”

 

Busqueda Web

Simposium del Oro