Get Adobe Flash player
Home POLITICA Artículos FERNANDO CALLE: HABLA DEL PERU ACTUAL Y POLITICA

FERNANDO CALLE: HABLA DEL PERU ACTUAL Y POLITICA

 

Nos reunimos con el destacado ex magistrado del tribunal constitucional Fernado Calle, para que nos hable de los temas de actualidad y una de las primeras preguntas fue. Quién es el dueño del Perú, al cual respondió, Por origen y definición deberíamos serlo todos los peruanos (ahí está el detalle), porque lo cierto es que algunos tienen -un poder oculto- el manejo el destino del país; por ello, no somos los peruanos los dueños del país; como digo en definición lo somos, pero me preocupa tremendamente que al no haber una institucionalidad sólida como vengo planteando hace tantos años, que se podría solucionar con una ley electoral y de partidos -que es sencilla- sumada a una justicia correcta con un Ministerio Público que esté a la altura de su función de investigar, generar las pruebas y buscar la sanción más severa; en suma nos falta también conciencia ciudadana y por lo general honestidad en quienes tienen el poder. En estos tiempos de Odebrecht y compañía estamos viviendo lo que hace tiempo conocemos: corrupción y podredumbre en el país, que le quita el derecho de propiedad a todos los peruanos. Sin embargo, existe una indiferencia de todos los peruanos, una pasividad en el término de apatía que se presta para que quienes no son los legítimos dueños ostenten y se manejen como tales. Reitero, tras de ello existe un poder oculto muy fuerte e importante que sin duda no conocemos; lo curioso es que cuando se observa algo sacan sus garras para que no peligre su poderío o el sistema que ellos han introducido, en donde las instituciones más importantes están al servicio de las grandes empresas mafiosas del país y no al servicio de los supuestos dueños del país.

Por lo tanto, el Perú debería pertenecerle -hay que luchar para ello-  a los hijos de nuestros hijos y de sus hijos; que sin duda esto no va a poder ser realidad si no luchamos con firmeza contra todas estas triquiñuelas que se dan en nuestra propia vista y a veces con aceptación; no olvidemos como decía Martí que “Los derechos no se mendigan, se cogen se arrancan”

Habla de la actualidad y cómo ve el Perú

Siempre lo he visto con esperanza e ilusión de ser un país grande; con una sierra no olvidada, lo último se demuestra con lo que pasó hace unos días con la paralización de la carretera central, la lucha de los campesinos  por la papa; lo curioso, es que solo se acuerdan cuando hay paralización de carreteras o cuando saben que puede resurgir los grupos terroristas; este sector siempre ha tenido un olvido que nunca nadie ha sabido imponerse en ello, pero ahora está pasando en todo el país.

Lo veo con esperanza, pero desorganizado y en crisis de confiabilidad. Asimismo, observo que la clase política gobernante (por vocación o profesión) son productos del azar y de la inversión; es claro que aquel que invierte quiere recuperar; entonces se ha producido un saqueo de la República, donde se observan hechos totalmente inmorales; pero, somos nosotros los que elegimos a nuestros representantes, ellos a su vez a los miembros del Tribunal Constitucional,  a los miembros del Banco Central de Reserva y así sigue el orden de jerarquía y de facultades constitucionales; lo peculiar es que todos estos organismos constitucionales están en crisis, por decir lo menos.

Reclamemos el establecimiento del convenio con la Naciones Unidas para que se instale en nuestro país la Comisión Internacional contra la Impunidad; estoy seguro, que ell apoyará al sistema de justicia organizado como sucede en Guatemala, Honduras entre otros. No olvidemos que hace pocos días en Guatemala han ingresado a la cárcel el Presidente con todo sus ministros y tenemos más ejemplos actuales, para no reiterar a nuestro hermano Brasil. Sobre

La Corte Internacional de San José

La relación entre el Perú y la Corte Internacional de San José no son las mejores; asimismo, no somos el único país que posee dificultades, ya que la Corte está produciendo desafiliaciones y colisiones por una situación que lastima la autonomía jurisdiccional de los pueblos latinoamericanos.

Ahora bien, muchos plantean salirse de la Corte IDH, lo cual es posible denunciando el Pacto de San José de Costa Rica. De esta manera, recién se podrá implementar –por ejemplo- en nuestro ordenamiento jurídico la pena de muerte que tanto aclama la población; por esta razón, las propuestas y/o proyectos de ley de algunas figuras políticas no pueden realizarse; entonces que no se utilice una medida, que quizás se volvió mediática y que ansía el pueblo, para así satisfacerse con fines de simpatía electoral; se debe ser más sincero, yo creo que el país ya está avanzando a una etapa en que los engaños, la falsedad y la hipocresía política no van a tener buenos resultados.

Por lo tanto, se entiende que se puede salir de la Corte IDH. En mi opinión, una mejor opción es realizar una reforma. Como ya lo mencioné en entrevistas pasadas, tengo una posición clara y es que debe nuestro país liderar una reunión de cancilleres de los países miembros de la OEA para efectos de llevar adelante algunas reformas necesarias a nuestro tiempo a la Convención de San José, su estatuto, así como a la propia CIDH, esto sería en provecho propio de la supervivencia y mejora de nuestra Justicia Continental.

Ahora bien, en el caso inmediato propongo una nulidad y/o revisión excepcional, porque se generan las jurisprudencias; por ejemplo, guardando la distancia en el Tribunal Constitucional nosotros no podíamos ver nulidades, porque solamente tenemos la aclaración, la reposición de errores materiales y/o subsanación. Sin embargo, vía aclaración se han anulado sentencias y se modificado hasta votos. Con ese mismo criterio y modernidad, en forma excepcional podría revisar la Corte de San José  y a lo mejor generar una jurisprudencia necesaria.

Entonces usted me podrá preguntar, ¿sería viable esta reunión de cancilleres? Si hablamos de enmiendas, respetando la Convención de Viena, y si se hace un trabajo coordinado con un consenso mirando el bosque y no solo el árbol, encontraremos muchos problemas similares  como en Chile, en su momento Bolivia, y muchos otros países; y otros que se han retirado como Trinidad y Tobago, y otros. No se trata de buscar que se retiren los países, necesitamos una Corte de justicia continental interamericana, pero que haga, verdaderamente, respetar lo que es la verdadera razón de su origen, el debido proceso y el apoyo a la representatividad democrática entre otros.

Nuestra cancillería debe actuar de inmediato porque es urgente, porque fíjese usted, antes fue Castro Castro, hoy es el Tribunal, mañana el indulto y pasado quién sabrá. Se tiene que reclamar y regular estos temas, porque nuestro orden jurisdiccional interno de pueblo continente está siendo maltratado y estoy seguro que hay algunos países que están haciendo turno en la CIDH soportando, a veces, unas prestaciones malentendidas por algunos miembros integrantes de la Corte IDH y de la CIDH que son materia de revisión justamente para las enmiendas correspondientes en su oportunidad.

 

Busqueda Web

Simposium del Oro


 

Publicidad Comunicación Integral